Rescisión de contrato de arrendamiento de forma anticipada

Imagina que alquilas un piso de tu propiedad, pasados cuatro meses destinan al inquilino a trabajar a otra ciudad y él quiere resolver el contrato. Es probable que te preguntes ¿Es posible la rescisión del contrato de arrendamiento? ¿Qué dice la ley? ¿Qué debo hacer? Respondemos a todas tus dudas para que actúes con seguridad.

Antes de nada, debes saber que un contrato de alquiler es un documento por el que se acuerda entre propietario e inquilino, la cesión del uso de un bien (un piso, en este caso), durante un tiempo determinado y a cambio de un precio (renta).

 

¿Qué dice la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) sobre la duración del contrato de alquiler?

La LAU establece que la duración del contrato la acordarán las partes pero que si acuerdan un plazo inferior a 3 años, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años.

 

Tras esos 3 años es posible que el contrato se prorrogue un año más, salvo que inquilino o propietario comuniquen su voluntad de no prorrogar el contrato.

 

Rescisión del contrato de arrendamiento

Además de lo establecido en el apartado anterior, el inquilino podrá optar por la rescisión del contrato de arrendamiento una vez que hayan transcurrido 6 meses desde la entrada en vigor. Esto supone que los 6 primeros meses de duración son obligatorios.

En estos casos se puede regular en el contrato que el inquilino indemnice al propietario con una cantidad de un mes de renta por cada año que quede por cumplir del contrato o parte proporcional.

Si en el piso convive un matrimonio y uno de los cónyuges quiere resolver el contrato y el otro no, el contrato podrá continuar para este último cónyuge, que deberá comunicar la voluntad de continuar con el alquiler al propietario.

 

¿Qué hacer si quieres rescindir tu contrato de alquiler?

Para la rescisión de contrato de arrendamiento de forma anticipada puedes seguir los siguientes pasos:

  • Analiza el contrato que firmaste, sobre todo la regulación que se establece y la posible indemnización en caso de resolución anticipada.
  • Consulta con un abogado especializado en temas inmobiliarios, para que analice tus derechos y obligaciones.
  • Si es posible la resolución habla con tu inquilino, que deberá enviarte una  comunicación fehaciente (burofax con acuse de recibo y certificado de texto).
  • Firma un acuerdo de resolución del contrato de alquiler con el inquilino para que te devuelva las llaves y tú le devuelvas la fianza legal y otras garantías, salvo que tengan que ser aplicadas a algún incumplimiento del contrato.

 

Recuerda siempre que alcanzar un acuerdo amistoso es mucho mejor que recurrir a una demanda judicial que, además de suponer gastos de abogado y de procurador, conlleva tiempo.

2019-01-11T20:06:54+01:00